jueves, julio 29, 2010

Un día más sin escribir y viviré infeliz.

Amor, es tiempo.
Nos dejaremos al fin sin fin.
No es un dejarse ni olvidarse ni un tiempo definido
Es una clara sensación de alas mayores, mutación.
No hay nada más que un borrador de miedos y vidrios
Vidriecitos cortándonos, tu vaso y el mío, nuestra agua
Nuestra y la lluvia bautizadora de almas anónimas,
Aguándose, aguamarinas aguas termales aguándose,
En gotas gigantes que mojan y abren la luz de la cabeza
Luz elemento del sol. Energía y salud y decretos y grandeza
Y humildad y escondrijos negros. Negro la luz de la oscuridad.
Toma ahora mis manos y quédatelas
Haz con ellas. Son bailarinas para mariposas brinconas de espectáculos.
Allá lanzo mi cuerpo, no lo necesito más, pierde sentido cuerpo mío,
Es hora. Es hora de correr sobre los minutos en ruedas para hamsters.
Ratones sobre la blanca nieve.
Un rubor en el cuerpo perdido un pudor incomprensible.
Ama mi mente desastrosa
Que amo la tuya y la alejo de este tonto cuerpo mío,
Para no perderme más.

1 Comentarios:

A la/s 9:16 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

HOLA - HOLA !!! QUE PODRIA COMENTAR QUE EN EL MISMO MOMENTO NO HAYA SIDO COMENTADO MAS DE UNA VEZ ? DEBERÍA CONCEBIR UNA ESTRATEGIA PARA QUE EL CORAZON SE VIERA LIBERADO POR COMPLETO ? O TAL VEZ CONVENDRÍA SABER QUE ES SUFICIENTE AGRADECER CADA DÍA POR LA PRESCENCIA DE YOLANDA EN ESTE UNIVERSO, EN ESTA ERA... FINALMENTE ME SIENTO HONRADO CON SU CONFIANZA Y DEFINITIVAMENTE HOY NO ME QUEJO SOLO AGRADEZCO. ATTE. ALEX KENIPER DESDE SAN MIGUEL.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal


< Contagiar la locura de leer >